Una marea abolicionista inundó Madrid

Miles de mujeres de todo el Estado se manifestaron el pasado sábado para exigir la aprobación de la Ley Orgánica Abolicionista del Sistema Prostitucional (LOASP)

Mas de 10.000 mujeres, de 201 organizaciones de todo el Estado exigieron el 28m la aprobación de Ley Orgánica Abolicionista del Sistema Prostitucional (LOASP) propuesta legislativa elaborado desde el movimiento feminista, para acabar con esa forma extrema de la violencia machista que es la prostitución.

La manifestación partió de Alcalá esquina con Cibeles, a las 12.30 bajo el lema ‘Por los derechos de las mujeres, ley abolicionista ¡Ya!’ y ha discurrido hasta la confluencia de Gran Vía con Plaza de España en un ambiente muy reivindicativo. Entre otros muchos los lemas más coreados han sido “El feminismo es abolicionista”, “Las mujeres no somos mercancía”, «Gobierno escucha, el feminismo está en lucha” , «Dónde está no se ve la Ministra de Igualdad, dónde están no se ven las Ministras del Gobierno» “Estado cómplice, Estado proxeneta”, «Putero pagando, también estás violando«, «Gobierne quien gobierne, el feminismo no se vende» «Aquí está el feminismo radical» o «Ninguna mujer nace para puta«

La organización, la Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución (PAP), considera que la convocatoria “ha sido un éxito clamoroso y es un paso decisivo en esta carrera de fondo que es la abolición y que tendrá continuidad con otras acciones contundentes más adelante”. Y es que «no están dispuestas a que pase ni un día más en el que puteros, chulos y proxenetas sigan violando y explotando sexualmente a mujeres y niñas”.

La LOASP es una demanda irrenunciable e innegociable para el movimiento feminista, que la ha elaborado basándose en su experiencia, conocimiento, debate y reflexión teórica y práctica. También se ha contado con las aportaciones de las supervivientes de la prostitución y recoge sus legítimas demandas y derechos.

Las organizaciones feministas critican al Gobierno por su “su falta de acción abolicionista” y lo consideran “cómplice necesario del proxenetismo y de los puteros”.

Las organizaciones adheridas a la PAP exigen que el Estado deje de ser un proxeneta que se lucra con la explotación y violencia ejercida contra las mujeres en el sistema prostitucional.

Critican al Gobierno por su “su falta de acción abolicionista” y lo consideran “cómplice necesario del proxenetismo y de los puteros”. Ese posicionamiento, afirman, no es propio de formaciones de izquierdas porque “un Gobierno no puede ser de izquierdas y dar la espalda al movimiento feminista. No se puede ser de izquierdas si no se es feminista y el feminismo es abolicionista”.

El gobierno del Estado español tiene la LOASP en su poder desde diciembre de 2020. Hasta  hora, “se ha hablado de la abolición de la prostitución desde las más altas instancias políticas, pero nosotras sabemos que esas declaraciones son eslóganes publicitarios que sólo intentan acallar nuestras voces”.

El movimiento feminista considera que “los partidos que conforman el Gobierno tampoco tienen compromiso alguno con la abolición de la prostitución” y que “no está en sus prioridades”, puesto que “tras dos años no han dado un solo paso creíble, serio, ni han tomado iniciativareales para acabar con esta forma extrema de violencia contra las mujeres”.

Advierten, que “el Gobierno no puede mirar más para otro lado, no puede buscar excusas, no puede seguir ignorándonos, ni evadir la responsabilidad que tiene por el hecho de que miles de mujeres en nuestro país diariamente sigan siendo violadas y explotadas sexualmente”.

Con la LOASP, “las mujeres prostituidas pueden disponer de los derechos y de los recursos necesarios para recuperar sus vidas fuera de la esclavitud y explotación”

La PAP exige que la LOASP sea ley porque, con su aprobación, las mujeres prostituidas pueden disponer de los derechos y de los recursos necesarios para recuperar sus vidas fuera de la esclavitud y explotación que significa la prostitución. “Nuestra Ley reconoce los derechos para todas las mujeres prostituidas con independencia de su origen o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, y pone a disposición de las mujeres que son o han sido prostituidas toda la maquinaria del Estado a su favor”.

Además, la ley orgánica “impide que las mujeres prostituidas puedan ser sancionadas bajo ningún pretexto o artificio” y establece “la sanción administrativa y penal a los puteros, porque la prostitución es una violación remunerada y ellos, con su dinero, son los que mantienen la industria de explotación sexual de las mujeres”.

La LOASP incorpora penas para todas las modalidades de proxenetismo, pues “no cabe en una sociedad democrática basada en el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres que se tolere, se mantenga y se permita una actividad económica cuyos beneficios se obtienen de la oferta de mujeres para el ejercicio de la violencia sexual de los hombres”.

“Somos un país de proxenetas y puteros, con una expansiva industria de la violencia y explotación sexual de las mujeres y niñas”

Las organizadoras afirman que llevamos décadas de supuesta democracia, pero las mujeres “siguen recluidas en los campos de concentración del siglo XXI, donde se les viola por precio sistemáticamente; donde el lobby proxeneta se lucra de la explotación y sufrimiento de las mujeres y donde la judicatura, los políticos y las políticas, y los Gobiernos son cómplices y responsables de esta forma extrema de violencia patriarcal”, dicen las organizaciones que conforman la PAP.

Las distintas organizaciones feministas que han adherido a la convocatoria y apoyo a la LOASP, reclaman que la LOASP sea aprobada en el Congreso de inmediato, porque “somos un país de proxenetas y puteros, con una expansiva industria de la violencia y explotación sexual de las mujeres y niñas, y encabezamos el ranking europeo en número de puteros”.   

La manifestación finalizó con la lectura del manifiesto que puedes leer íntegramente a continuación. Dicha lectura se realizó por: Rosario Carracedo, portavoz de la PAP, que estuvo acompañada por Soledad Granero -Plataforma 8 de marzo de Sevilla-, Herminia Suárez -Asoc. feminista leonesa «Flora Tristán»; Esther Torrado -Plataforma Abolicionista Canaria-, Yolanda Rodríguez -Plataforma Navarra de Mujeres por la Abolición de la Prostitución- y la superviviente Carol L. -Front Abolicionista PV-

Desde la PAP trasladan su felicitación y agradecimiento a todas las organizaciones que han mostrado su apoyo, se han adherido, han participado, porque este 28m hemos vuelto a demostrar que el feminismo es abolicionista.

MANIFIESTO 28 DE MAYO 2022 #LOASPseráLEY

En primer lugar, queremos saludar a todas las mujeres de todos los rincones del estado español que, en el día de hoy, han venido a Madrid, y a todas las que hubieran querido venir y no han podido hacerlo, pero han trabajado incansablemente para hacer posible esta manifestación. Gracias a todas porque juntas somos más fuertes.

Gracias a las mujeres que han venido de Asturias, Galicia, Cantabria, Navarra, Euskadi, Cataluña, Aragón, Valencia, Murcia, Andalucía, Extremadura, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla León, La Rioja y de Madrid.

Hoy estamos aquí para mostrar la posición, irrenunciable e innegociable, del movimiento feminista en defensa de la abolición del sistema prostitucional y de la tramitación de la ley orgánica abolicionista del sistema prostitucional que las feministas hemos elaborado basándonos en la experiencia, conocimiento, debate y reflexión teórica y práctica. Ley en la que también han participado las supervivientes de la prostitución y que recoge sus legítimas demandas y derechos.

Ya no somos esa voz en el desierto con la que iniciaba el movimiento abolicionista Josephine Butler en el que participaron nuestras antecesoras Concepción Arenal, Carmen de Burgos, Margarita Nelken, Clara Campoamor, Amparo Poch y Gascón, Federica Montseny, tantas y tantas mujeres que durante sus vidas lucharon por la abolición de la prostitución.

El movimiento abolicionista del sistema prostitucional es un movimiento internacional de mujeres que recorre todos los puntos del planeta, porque las mujeres de todo el mundo estamos hartas de tanta violencia patriarcal y reclamamos nuestro derecho a vivir una vida y en un mundo sin violencia contra nosotras, por el hecho de ser mujeres.

Todas estamos aquí para denunciar que el sistema prostitucional es una estructura patriarcal de violencia contra las mujeres, para manifestar que no estamos dispuestas a que pase ni un día más en el que puteros, chulos, y proxenetas sigan violando y explotando sexualmente a mujeres y niñas.

Estamos aquí para reclamar una sociedad educada en valores en igualdad entre mujeres y hombres y, para desterrar de nuestras vidas la desigualdad y violencia que supone la prostitución.

Estamos aquí para exigir que nuestro Estado deje de ser un Estado proxeneta que se lucra con la explotación y violencia ejercida contra las mujeres en el sistema prostitucional.

Estamos aquí para denunciar que nuestro Estado, que su Gobierno, con su falta de acción abolicionista, es cómplice necesario del proxenetismo y de los puteros.

Estamos aquí para exigir al Gobierno que deje de ignorarnos, de invisibilizar a las mujeres y al movimiento feminista, porque un Gobierno no puede ser de izquierdas y dar la espalda al movimiento feminista. No puede ser de izquierdas e ignorarnos, ningunearnos y negociar con los derechos de las mujeres.

No, no se puede ser de izquierdas, si no se es feminista y el feminismo es abolicionista, ténganlo claro señor Sánchez, señora Montero.

Estamos aquí para reivindicar que la LOASP sea ley porque con su aprobación, las mujeres prostituidas pueden disponer de los derechos y de los recursos necesarios para recuperar sus vidas fuera de la esclavitud y explotación que significa la prostitución.

La LOASP significa poner a disposición de las mujeres que son o han sido prostituidas, toda la maquinaria del estado a su favor. Nuestra Ley reconoce los derechos para todas las mujeres prostituidas con independencia de su origen o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, porque la violación de los derechos fundamentales que sufren o han sufrido deben ser reparados integralmente a todas ellas.

La LOASP significa dotar de recursos económicos suficientes para implantar medidas de prevención, de protección integral, de formación continua de profesionales, de educación no sexista, de sensibilización de la ciudadanía, de medidas sanitarias especializadas.

Para las mujeres que han sido o son prostituidas, la LOASP garantiza los derechos recogidos en la propia ley y en otras normas destinadas a víctimas de violencia machista.

La LOASP otorga a las mujeres prostituidas:

  • la atención y protección de los poderes públicos;
  • el derecho a ser atendidas de forma integral;
  • y, permisos de residencia, que en ningún caso pueden ir unidos a la obligación de denuncia o colaboración. No corresponde a las mujeres prostituidas cargar con la responsabilidad de la desarticulación del proxenetismo porque eso es una función y tarea del estado y de los cuerpos de seguridad.

La LOASP impide que las mujeres prostituidas puedan ser sancionadas bajo ningún pretexto o artificio.

La LOASP establece la sanción administrativa y penal a los puteros: porque la prostitución es una violación remunerada y ellos, con su dinero, son los que mantienen la industria de explotación sexual de las mujeres.

La LOASP incorpora penas para todas las modalidades de proxenetismo, porque no cabe en una sociedad democrática basada en el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres que se tolere, se mantenga y se permita una actividad económica cuyos beneficios se obtienen de la oferta de mujeres para el ejercicio de la violencia sexual de los hombres.

La LOASP es la ley del movimiento feminista. Ha sido elaborada con la participación de mujeres y organizaciones feministas de todo el Estado.

Son los derechos de las mujeres prostituidas y de las supervivientes de la prostitución, el fundamento de nuestra Ley; si prostituyen a una, nos prostituyen a todas.

El feminismo es abolicionista y la abolición de la prostitución es nuestro objetivo inaplazable. El gobierno tiene La LOASP en su poder desde diciembre de 2020. Desde entonces hasta ahora, desde las más altas instancias políticas, se ha hablado de la abolición de la prostitución, pero nosotras sabemos que esas declaraciones son eslóganes publicitarios que sólo intentan acallar nuestras voces.

Llevamos décadas de supuesta democracia, pero las mujeres siguen recluidas en los campos de concentración del siglo XXI, donde se les viola por precio sistemáticamente; donde el lobby proxeneta se lucra de la explotación y sufrimiento de las mujeres y donde la judicatura, los políticos y las políticas y los Gobiernos son cómplices y responsables de esta forma extrema de violencia patriarcal.

Los partidos que conforman el Gobierno no tienen compromiso alguno con la abolición de la prostitución, no está en sus prioridades. Tras dos años de gobierno no han dado un solo paso creíble, serio, ni han tomado iniciativas reales para acabar con esta forma extrema de violencia contra las mujeres.

Nosotras, las feministas, no somos nuevas en este tema. Llevamos décadas, siglos, en este combate y no vamos a cejar, retroceder, ni dar un paso atrás en nuestras legítimas aspiraciones de vivir en una sociedad libre de violencia patriarcal.

El Gobierno, habla de trata y nosotras sabemos y decimos que la prostitución precede a la trata y la trata solo es una de las formas en las que se abastece el mercado de la prostitución. Sin prostitución no hay trata y sin puteros no hay prostitución.

El gobierno no puede mirar más para otro lado, no puede buscar excusas, no puede seguir ignorándonos, no puede evadir la responsabilidad que tiene por el hecho de que miles de mujeres en nuestro país diariamente sigan siendo violadas y explotadas sexualmente.

Reclamamos que la LOASP sea aprobada en el congreso de inmediato, porque somos un país de proxenetas y puteros: con una expansiva industria de la violencia y explotación sexual de las mujeres y niñas y encabezamos el ranking europeo en número de puteros.

No queremos parches, queremos la LOASP, la Ley Orgánica Abolicionista del Sistema Prostitucional. Una ley que afronta integralmente el sistema prostitucional y que tiene como objetivo fundamental garantizar derechos, recursos y la protección integral de las mujeres prostituidas. Y también, la penalización de quienes explotan la prostitución ajena y de la demanda.

Por eso exigimos al gobierno la tramitación de La LOASP por la vía de urgencia, porque la vida de las mujeres violentadas y explotadas sexualmente, es lo que importa.

VIVA LA LUCHA DE LAS MUJERES
POR LOS DERECHOS DE LAS MUJERES
LA LOASP SERÁ LEY