Hace un año la plataforma feminista presentó a todos los grupos parlamentarios en Les Corts Valencianes una Proposición No de Ley Contra la Explotación Sexual para instar al Gobierno de la Generalitat a desarrollar una normativa autonómica abolicionista.

Desde el Front Abolicionista emplazan ahora al Govern al cumplimiento de los objetivos de la PNL, y remarcan que las feministas seguiremos luchando para conseguir a nivel estatal la Ley Orgánica Abolicionista del Sistema Prostitucional.

Los partidos del Govern del Botànic se comprometieron a presentarla en pleno, y hoy, 7 de octubre de 2021, ha sido aprobada por la Comisión de Igualdad.

Mediante esta PNL, Les Corts Valencianes instan al Gobierno del Estado Español a establecer los mecanismos necesarios para la Abolición de la Prostitución y de la Trata de Mujeres y menores con fines de explotación sexual, mediante una propuesta legislativa que pueda abolir la prostitución como forma de violencia contra las mujeres extrema, al mismo tiempo que se compromete a un desarrollo normativo autonómico en el mismo sentido, dentro de sus competencias, basándose en tres ejes fundamentales:

  1. Garantizar a las mujeres en situación de prostitución, con independencia de su origen o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, los derechos y recursos necesarios para su protección, atención y reparación integral.
  2. Desmantelamiento de la industria de explotación sexual y de las actividades de los proxenetas que, con medios coercitivos o por mero ánimo de lucro, intervienen o median en la prostitución ajena en beneficio o provecho propio.
  3. Desactivación de la demanda de prostitución por constituir la misma un elemento esencial y clave para la pervivencia de esta forma de violencia y explotación.

Desarrollar políticas de prevención para atajar las causas, estableciendo medidas que disuadan la demanda (la compra de la prostitución), medidas que conducirán a la reducción de la oferta y la disminución de las redes de trata y tráfico de mujeres, incidiendo en todos los elementos del sistema prostitucional y transmitiendo a la sociedad que la prostitución es una forma de violencia contra las mujeres y una práctica que atenta contra los derechos humanos y que es contraria al principio de igualdad.