Ha sido presentada ante los medios de comunicación las principales líneas que definen la Ley Abolicionista del Sistema Prostitucional. Rosario Carracedo Bullido Portavoz de la Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución -PAP-, ha comenzado por trasladar el origen de esta propuesta “Esta iniciativa legislativa promovida por la PAP, ha sido posible consolidarla por el trabajo y la implicación de las organizaciones de mujeres adheridas a nuestra Plataforma en todo el Estado, que han permitido trasladar el debate al conjunto del territorio, reflejando la solidez y la vitalidad que tiene en estos momentos el movimiento abolicionista en España

Esta propuesta legislativa surge de la imperiosa necesidad de poner fin a esta forma extrema de violencia contra las mujeres, que es la prostitución, y al marco de impunidad de la que goza la lucrativa industria de la explotación sexual de las mujeres.

La Ley, de la que hoy se hace una primera exposición pública, tiene como ejes centrales y objeto de la Ley:

  • Garantizar a las mujeres en situación de prostitución, con independencia de su origen o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, los derechos y recursos necesarios para su protección, atención y reparación integral.
  • El desmantelamiento de la industria de explotación sexual y de las actividades de los proxenetas que, con medios coercitivos o por mero ánimo de lucro, intervienen o median en la prostitución ajena en beneficio o provecho propio.
  • La desactivación de la demanda de prostitución por constituir la misma un elemento esencial y clave para la pervivencia de esta forma de violencia y explotación.

La eficacia y completa implementación de los objetos de la Ley tienen como herramienta fundamental las medidas de prevención, detección, sensibilización y formación. Porque sin una amplia sensibilización social que sitúe la prostitución como la forma extrema de violencia sexual que es, no se podrá erradicar este grave atentado de los derechos humanos de las mujeres.

Carracedo enfatizó que “las mujeres en situación de prostitución, son víctimas de violencia machista/de violencia patriarcal y, como tales, debe garantizárseles, los derechos y recursos necesarios para su protección, rehabilitación y atención integral, independientemente de su origen o situación administrativa”.

La portavoz de la Plataforma también resaltó que “el acceso a estos derechos y recursos no deben estar condicionados de ninguna manera a la denuncia, ni a su participación en la persecución de los delitos cometidos contra ellas u otras mujeres”.

Es un elemento esencial de esta Ley, eliminar de nuestra normativa todos aquellos aspectos que vengan a sancionar o responsabilizar a las mujeres prostituidas; se propone, entre otras, la modificación del artículo 36.11 de la Ley de Seguridad Ciudadana, que en la actualidad preceptúa que podrá constituir infracción grave la inobservancia de los requerimientos de los agentes de la autoridad para que se abstengan de -lo que denominan tan inapropiadamente- “ofrecer servicios sexuales”.

Asimismo, son también elementos esenciales del texto legislativo que se propone, la intervención frente a dos elementos que estructuran y sostienen el sistema prostitucional: proxenetas y prostituidores

Señalaba Carracedo Bullido que para actuar de forma eficaz contra el proxenetismo es necesario “recuperar tipos penales, como la tercería locativa, que permitan y favorezcan el desmantelamiento de la industria de explotación sexual y de las actividades de los proxenetas que, con medios coercitivos o por mero ánimo de lucro, intervienen o median en la prostitución ajena en beneficio o provecho propio, aún con el consentimiento de la mujer prostituida”.

Este proyecto legislativo da especial transcendencia a las medidas dedicadas a la desactivación de la demanda de prostitución, por constituir la misma un elemento esencial y clave para la pervivencia de esta forma de violencia y explotación, a través de medidas coercitivas contra los prostituidores y de sensibilización, educación y de formación social destinadas a concienciar y reducir el riesgo de que las mujeres sean víctimas de la explotación sexual.

Estas son los ejes centrales que inspiran el conjunto del articulado, pero otras muchas medidas van desarrollando y modulando el desarrollo de la Ley: como la modificación de aquellas normas permisivas con la explotación sexual, como puede ser la Ley General de Publicidad; la incorporación de la pornografía como una forma de violencia machista, sobre la que es necesario actuar -especialmente, desde los ámbitos de sensibilización y prevención-; o las formas amplias de acreditación de las situaciones prostitución.

Finalmente, Rosario Carracedo y el resto de representantes del movimiento feminista, han registrado en el Congreso la solicitud al Presidente del Gobierno de mantener un Encuentro con él y con las y los miembros de su Gobierno, que sean competentes en la materia, al objeto de presentarles la propuesta de Ley por la Abolición del Sistema Prostitucional.

La Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución, han trasladado en la solicitud de reunión, la convicción de que un Gobierno de progreso no puede darle la espalda a las mujeres, ni puede permanecer cómplice con explotación sexual.