El auge del movimiento abolicionista es una realidad incuestionable, que ha tenido un nítido reflejo en las Jornadas que se han sucedido tanto la semana pasada como esta.

La pasada semana se desarrollaron en Santa Coloma de Gramenet unas Jornadas bajo el título “Ni putes, ni princeses. Dones lliures“, que abordaban en su programa los Retos y alianzas para la abolición de la prostitución y la explotación sexual.

La portavoz de la Plataforma Estatal de OOMM por la Abolición de la Prostitución, Charo Carracedo participó junto a otras compañeras abolicionistas, como Rosa Cobo, Esther Torrado; Rosa Hermoso, Amelia Tiganus,… en el extenso programa de debate.

Carracedo subrayo que “La ilegalización a través de la ley penal de todas las modalidades de proxenetismo constituye una medida inaplazable e imprescindible para frenar la expansión de la industria del sexo” y recordó que esta es una reivindicación irrenunciable del Movimiento Feminista.

Asimismo, resaltó que el derecho penal es el único “muro de contención de la industria del sexo y la penalización de todas las formas de proxenetismo medie o no el consentimiento de la persona prostituida, se empleen o no medios coercitivos sobre las mujeres prostituidas” reivindicando la necesidad de una reforma abolicionista como mecanismo inaplazable para la erradicación de esta forma extrema de violencia contra las mujeres.

Nuestra portavoz, recordó también la facilidad de expansión de la industria del sexo, que sólo requiere -como condición mínima-, que el sistema legal despenalice la actividad del proxenetismo, es decir, que a actividad de los que promueven, favorece, facilitan o habilitan espacios para el ejercicio de la prostitución deje de ser una actividad delictiva y, desgraciadamente, esto fue los que se propició con el Código Penal de 1995, resaltando que “Una vez que el ordenamiento jurídico proporciona impunidad al proxenetismo, esa actividad que hasta entonces era estimada como delictiva deja de serlo y el dinero que procede de la misma entra en el circuito de la economía legal” y no podemos olvidar que “una vez que el dinero de la prostitución entra en el circuito de la economía legal se va produciendo la adhesión y la complicidad de los sectores legales que comienzan a percibir directa o indirectamente los rendimientos que la industria del sexo les traslada ya sea de forma directa o indirecta”.

En las Jornadas que se han celebrado este fin de semana en Bilbao, con el título “Rompamos con la violencia sexual: impulsemos una sexualidad digna”, han participado también compañeras del PAP -Plat. Estatal de OOMM por la Abolición de la Prostitución- en concreto Sara Vicente, que ha sido muy crítica señalando que el Protocolo de Palermo es “el instrumento internacional que organiza jurídicamente la distinción entre prostitución libre y prostitución forzada, articulando todo un sistema jurídico, político y social que desprotege a las mujeres en Prostitución y las deja al albur del proxenetismo y las redes de tratantes

La Conferencia inaugural “La prostitución y la violencia sexual en el orden patriarcal”, ha sido impartida por la compañera Rosa Cobo Bedia, que ha puesto énfasis en que el abolicionismo “está en el corazón del feminismo” y se ha convertido en un elemento esencial de la cuarta ola feminista; ha señalado también que “El feminismo ha logrado imponer la Abolición de la Prostitución en la agenda política

Y para clausurar Amelia Tiganus ha denunciado que cuando algunas representantes del lobby proxeneta hablan de los puteros lo hacen para legitimar “los comportamientos de sumisión y agresión sexual a las mujeres en prostitución” Ha dejado muy claro, que desde su punto de vista “esto no es feminista, están amparando las agresiones a mujeres”.

Dos Jornadas, sin duda, interesantes y que muestran el empuje abolicionista en el movimiento feminista. Nuestra enhorabuena a las organizadoras y nuestra satisfacción por la amplia participación y la profundidad de sus debates