Es tan sencillo:

  1. las mujeres no somos mercancía
  2. la explotación sexual de las mujeres atenta contra nuestros Derechos Humanos

Para defender los derechos de las mujeres, para luchar contra la violencia de género es imprescindible apostar, aprobar e implementar medidas abolicionistas.

Los gobiernos locales, autonómicos y estatal, no pueden seguir siendo cómplices (por acción o por omisión) de la violencia contra las mujeres.

La sociedad en su conjunto no puede seguir mirando para otro lado, tiene que actuar y comprometerse con medidas dirigidas a erradicar la explotación sexual de las mujeres.

Toda la sociedad, todas las instituciones, todos los gobiernos deben practicar Tolerancia Cero contra la Violencia hacia las Mujeres, y por tanto, no deben colaborar con la Cultura Patriarcal que nos somete y nos reduce a mercancía.

NO A LA CULTURA PATRIARCAL

NO A LA CULTURA PROSTITUYENTE