La semana próxima, se refrendará en el Congreso de Diputados y Diputadas, el llamado Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Muchas hemos sido las organizaciones de mujeres que hemos seguido con entusiasmo esta iniciativa, que parecía afrontar de forma integral todas las formas de violencia de género.

Pero se acerca su fin y nos tememos que pueda ser otra gran decepción, que no afronten con rigurosidad y con recursos todas las formas en las que se manifiesta la violencia machista.

La Prostitución es una forma extrema de violencia contra las mujeres y es imprescindible su inclusión en el Pacto de Estado, con medidas que vengan a paliar esta grave vulneración de los derechos humanos de todas nosotras.

Esperemos que los distintos Grupos Parlamentarios, y los Partidos Políticos a los que representan, no vuelvan a mirar para otro lado.

Si el Pacto de Estado es de Violencia contra las Mujeres, el Pacto Sí o Sí debe incluir medidas que vayan encaminadas a la Abolición de la Prostitución.